Grandes del conurbano: Aldo Severi

 

Aldo Severi nació en 1929 en La Boca, pero el lugar de su vida fue Quilmes donde se formó como artista: egresó de la Academia Nacional de Bellas Artes “Prilidiano Pueyrredón” y fue docente por más de cuatro décadas en la EMBA (Escuela Municipal de Bellas Artes) “Carlos Morel” de Quilmes. Se desarrolló como pintor, muralista, vitralista y ceramista.

Severi pintó a Quilmes como nadie: la famosa cervecería, el equipo de fútbol, los viejos tranvías de la ciudad y hasta el tradicional balneario pasaron por su imaginario.

La rambla

 

La catedral y la plaza de Quilmes

  El vitral Cristo Argentino, forma parte de Iglesia de la Virgen de Luján y el Correo Argentino seleccionó sus obras para ser reproducidas en estampillas en el marco de la serie Artistas Argentinos (1982 y 1985).

El niño de Belén, obra de Severi reproducida en estampilla

Cuando en 1990 la municipalidad de Quilmes lo declaró ciudadano ilustre pareció ser el acto el acto más justo del mundo. Ya entre los años 70 y 80 había ocupado lugares de relevancia en el área de Cultura de ese municipio: Director de Cultura y a cargo del Museo de Bellas Artes.

Tampoco sorprendió a nadie que en 2006, a diez años de su fallecimiento, las calles de su querida Quilmes fueron adornadas con sus obras: las mismas que recorrieron el mundo volvían al origen porque el artista siempre fue del pueblo y en el pueblo se quedó.

Estación Quilmes

 

Quilmes Atlético Club de antaño

EMAIL
INSTAGRAM

Un comentario en “Grandes del conurbano: Aldo Severi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *